Constelaciones familiares = Violar Libre Albedrio

Constelaciones familiares.

Actualmente la mayoría de los más de 7,500 millones de espíritus encarnados en este Planeta estamos buscando formas de seguir adelante con nuestra evolución espiritual, buscamos mejorar y contribuir con el Universo en muchos aspectos, estamos dejando de meterle el pie a las personas y comenzando a darles la mano a los que necesitan ayuda para levantarse, en general estamos en búsqueda de diversas formas de seguir creciendo en todos los aspectos individualmente y como humanidad. Es muy común que todos los días de esta época de cambios planetarios y galácticos surjan una infinidad de “técnicas espirituales” y que quieran hacernos creer que “aportan” algo a nuestra recorrido espiritual, así como esas personas que se autonombran “maestros”, “sanadores” o “guías espirituales” o peor aún, se autonombran canalizadores y creadores de “técnicas o terapias espirituales” que son totalmente obscuras.

Ya hablé de algunas y podría mencionar muchas otras, sin embargo quiero dedicar esta verdad a una técnica que se practica en muchas partes del mundo desde hace varios años, me refiero a las constelaciones familiares. Quiero que quede claro que mi intensión no es ofender ni incomodar a nadie con esta verdad, lo único que haré es describir detalladamente y explicar lo más claro posible lo que realmente son las constelaciones y no lo que nos han hecho creer. Lo primero que debemos saber es que esta técnica fue traída al Planeta por la raza aria*, por lo tanto no es una técnica terrestre ni humana.

El supuesto objetivo o al menos lo que nos han hecho creer es que esta técnica consiste en tratar de corregir, reparar, transmutar u ordenar la energía involucrada en alguna situación actual, del pasado o incluso del futuro, ya sea de esta vida o de otras. Hasta aquí todo parece que va muy bien, pues el objetivo no es malo, al contrario, el problema comienza cuando se rompe el libre albedrio de las personas y se mueven e irrumpen energías de alguien más sin su consentimiento o permiso. En una constelación intervienen varios participantes o partes:

  • Por un lado está el o la consteladora, en teoría es la responsable de mantener y dirigir la energía de las personas participantes y de las situaciones a constelar durante la sesión, funge como la moderadora de la situación por llamarle de alguna manera.

  • El siguiente participante es la persona que va a constelar, él o ella es la que solicita la constelación y la que propone la situación a constelar.

  • Por último están los participantes, estos pueden ser familiares, amigos y en ocasiones son personas desconocidas, cabe mencionar que en una constelación puede no haber participantes, muchas constelaciones se llevan a cabo únicamente con la consteladora y la que solicita la constelación.

Ya que está claro el escenario y los que intervienen pondré un ejemplo para entender qué es lo que realmente sucede en una constelación: una persona desea constelar la situación actual de su proceso de divorcio, pues ella no quiere que esta situación termine en una separación y quiere ver de qué forma puede hacer que su matrimonio continúe bien, sin los problemas que últimamente han afectado mucho la relación de años con su esposo. En la constelación hay personas que son amigos suyos y algunos desconocidos, ella escoge quien representará a su marido, a su suegra, a los hijos y a los involucrados de la situación, los participantes se acomodan dentro de un espacio y toman el papel de cada uno de los involucrados de la situación real. La práctica y el lugar comienza a llenarse de energía, ellos actúan y se comportan de la misma forma que los personajes reales durante el tiempo que dura la constelación, llega a haber una especie de transformación y de cambio de actitud en cada uno de los participantes mientras se toma el papel de los personajes a constelar. Es justo aquí donde empieza lo raro de esa técnica. Recordemos que hay algo en el Universo que se llaman PROCESOS ESPIRITUALES Y LIBRE ALBEDRIO, pongo estas palabras con mayúsculas porque son aspectos extremadamente importantes en la Evolución Espiritual de cada ser y en teoría deberían ser respetados. Durante la constelación todos los participantes se sumergen en muchísimas energías que no conocen, que no les pertenecen y que no tienen el derecho de mover; en el ejemplo de la señora en proceso de divorcio, se está tomando la energía de la situación familiar y marital, es decir, están moviendo energía del esposo, de los hijos, de la suegra y de todos los involucrados sin su consentimiento, aparte de la energía de toda esa situación y de los procesos individuales de cada uno de los familiares involucrados, eso en realidad no está permitido en el Universo, pues esa energía debe ser utilizada, movida, transformada o alterada únicamente por las personas que la crearon a través de esa vivencia o experiencia, únicamente por los involucrados, no por personas ajenas a esa situación. En el caso del esposo, sólo él debería de arreglar esa energía que está dentro del proceso que existe en la experiencia de su matrimonio, sólo él debe hacerlo, no personas ajenas a la situación, eso se llama romper el libre albedrio y no respetar los procesos de otros, pues se están inmiscuyendo en energías ajenas que no deberían ser alteradas. En el caso de las esposa, ella está permitiendo al solicitar la constelación que sea utilizada su energía para tratar de entender o arreglar la situación, cuando la constelación nunca va a reparar la situación aunque el o la consteladora diga que sí, eso es imposible, ya que el mover las energía no arregla nada, absolutamente nada.

Para terminar con esta verdad, la energía que se genera en este tipo de prácticas es tan grande e incontrolable que muchas veces se les pide a los participantes que después de constelar toquen un muro, un árbol o algo arraigado o enraizado al Planeta por algunos minutos para descargarle la energía utilizada durante la constelación, es tanta la energía que se mueve y el poco control que se tiene sobre ella, que deben pasársela a alguien o algo más, es decir, se mueve energía tan fuerte que por ignorancia y miedo debemos enviarla como basura a lo que esté más cerca.

La mayoría de las personas que dan este tipo de prácticas no tiene ni idea de la gran cantidad de energía que se genera, no lo dimensionan y por supuesto que no saben cómo controlarla, el problema más grande es que los participantes tampoco entienden qué es lo que sucede, pues no se conoce la energía y la fuerza con la que se están jugando e irrumpiendo, además que no sabemos quién o qué está tomando nuestro cuerpo y haciéndonos actuar de forma totalmente distinta a la que normalmente nos comportamos.

Si lo vemos objetivamente, las constelaciones son una forma fácil y cómoda de tratar de quitarnos situaciones que no queremos encarar y enfrentar, los humanos estamos acostumbrados a buscar la salida fácil de una situación o problema, no nos gusta encarar los problemas que nosotros mismo creamos aún cuando es nuestra responsabilidad; la constelación no va a solucionar nada, sólo le da a la persona que constela una corta sensación de sanación y nos quitará el sentido de culpa por algún tiempo, pero jamás podrá ayudar a corregir o sanar esa situación o problema, la única forma de cerrar esos círculos es enfrentándolos, aceptar nuestra parte de culpa, aprender de los errores que se han cometido, agradecer por lo aprendido en la situación, agradecer a los involucrados por el aprendizaje que se ha tenido en conjunto y seguir adelante con nuestra vida con humildad y honestidad y vivir cada día aprendiendo y siempre escuchando a nuestro Corazón.

*La raza aria no es terrestre, es una de las razas enemigas de los reptiloides, ellos se están peleando el control del Planeta desde hace miles de años. Fue justamente esta raza la que persuadió a ese líder austriaco-alemán de la segunda guerra mundial para llevar acabo la época del holocausto, ellos fueron los que le daban a este personaje toda la tecnología y estrategias para que la guerra se llevará a cabo y poder conquistar y lograr lo que requería su macabro plan.

Fuente: – Verdad 56 – El libro mas pequeño del mundo con las verdades mas grandes del mundo